//“EEUU no está en posición de criticar a Irán y Venezuela”

“EEUU no está en posición de criticar a Irán y Venezuela”

Una legisladora ataca el doble rasero aplicado por Washington en materia de derechos humanos y en concreto su falta de críticas a su violación en Arabia Saudí.

La congresista estadounidense musulmana Ilhan Omar denuncia en un artículo publicado el domingo en el diario estadounidense The Washington Post la hipocresía de la política exterior de la Casa Blanca, y señala que EE.UU. debería valorar los derechos humanos por igual sin distinguir entre amigos y enemigos, y condenar los crímenes del régimen saudí.

“No podemos seguir haciendo la vista gorda ante la represión que tiene lugar en Arabia Saudí, un país que constantemente queda clasificado entre los peores violadores de los derechos humanos”, censuró la representante demócrata por el estado de Minnesota.

Entre los múltiples crímenes de lesa humanidad perpetrados por los Al Saud, Ilhan evoca en el artículo la brutal campaña de agresión militar al pueblo de Yemen y el asesinato del periodista disidente saudí Jamal Khashoggi, columnista del mismo Washington Post.

«No podemos seguir haciendo la vista gorda ante la represión que tiene lugar en Arabia Saudí, un país que constantemente queda clasificado entre los peores violadores de los derechos humanos”, censura la congresista estadounidense Ilhan Omar.»

“Nuestras críticas (…) a Irán son ilegítimas si no mantenemos los mismos estándares respecto a Egipto, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Baréin”, dice la legisladora, para luego agregar: “No tenemos credibilidad para apoyar a quienes luchan por los derechos humanos en Venezuela, Cuba y Nicaragua si no apoyamos también las luchas por los derechos humanos en Honduras, Guatemala y Brasil”.

El apoyo total de la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, a Arabia Saudí ha sido muy criticado en el país norteamericano, donde diferentes políticos y senadores han exigido el fin de la venta de armas a Riad, si bien el inquilino de la Casa Blanca lo ha rechazado.

Muchos activistas denuncian el mutismo ante los crímenes de Riad que mantiene Trump, pero a este solo le importa salvar sus acuerdos millonarios de venta de armas a la monarquía árabe, a la que ve como una “vaca lechera” a la que no quiere abandonar hasta que se acabe su riqueza petrolera.

Fuente: Hispan TV